¿Cómo reducir nuestras listas de espera?

retrasos-medicos-y-los-tiempos-de-espera-de-cirugia-debido-a-la-falta-de-recursos-con-la-escasez-de-La administración de las listas de espera es una problemática particularmente compleja para el sistema de salud, y donde se pone en manifiesto el a veces complejo diálogo entre los niveles primario y secundario de atención.

Los tiempos de espera prolongados para la atención de especialidad se convierten a su vez en un elemento de insatisfacción usuaria. Esto se enmarca directamente en uno de los elementos que el Modelo de Salud Familiar busca resolver, aumentando la satisfacción usuaria, mejorando la capacidad resolutiva y controlando los costos de operación del sistema.

Considerando lo anterior, los invitamos a revisar prácticas exitosas que han buscado solucionar este problema, y conversar sobre experiencias que estemos aplicando en nuestros centros de salud.

Equipo Gestor de Listas de Espera (Cesfam Pinares, Chiguayante): Experiencia que da cuenta de la constitución y funcionamiento del equipo gestor de lista de espera, con el objetivo de mejorar la resolutividad del Cesfam, facilitando la oportunidad y continuidad de sus tratamientos, en coordinación con la red asistencial.

Utilización de tecnologías de la información y comunicación (TICS) en Atención Primaria – Derivación electrónica por Galileo (Cesfam San Vicente, Talcahuano): Esta práctica consiste en la derivación de pacientes con enfermedades cardiovasculares complejas (cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca, valvulopatías y arritmias) al nivel terciario a través del programa de interconsultas electrónicas Galileo (plataforma electrónica).

¿Cómo has enfrentado el manejo de listas de espera en tu Centro de Salud?

5 Respuestas

  1. Jorge Barros

    En mi lugar de trabajo (Cesfam Juan Pablo II, La Pintana) buscamos reducir las listas de espera a través de algunos métodos:
    – Contamos con dos médicos que revisa las interconsultas generadas, y en caso de existir falta de detalles en el motivo de derivación, o de existir alternativas de resolutividad presentes en el centro que no se han utilizado aún, son devueltas al médico emisor.
    – Desde el servicio de salud sur oriente, y con nuestro hospital de referencia (Padre Hurtado) contamos con contacto directo para buscar priorizar IC, lo que ha resultado bastante efectivo para brindar mayores antecedentes que permitan en ciertas situaciones de mayor complejidad brindar una solución más oportuna.
    – Hacemos uso de recursos de consultorías, por el momento en psiquiatría, neurología infantil y gastroenterología, para evaluar la competencia y prioridad de IC, pero especialmente para privilegiar manejo en APS con apoyo.
    – Hemos logrado contar con algunas herramientas de resolutividad que nos han permitido avanzar en el estudio de nuestros pacientes: ecotomografía abdominal, endoscopía digestiva alta, rectoscopía, ecocardiografía. Ello además de los tradicionales convenios de resolutividad en oftalmología y otorrinolaringología.
    – Nuestra planta de médicos cuenta con un porcentaje importante de médicos familiares y residentes de medicina familiar, cuya formación permite una atención de salud más resolutiva.

    Ignoro si contamos con indicadores del efecto de estas medidas, pero entiendo que generamos menos interconsultas que otros centros de salud y eso ciertamente va en beneficio de nuestros usuarios.

  2. Pienso que el tema de las Listas de Espera hay que “diagnosticarlo holísticamente”. En términos de gestión lineal es simplemente un diálogo entre la oferta y la demanda, pero es cierto que la oferta modula la demanda generando un círculo causal cuyo aumento de productividad no necesariamente determina un resultado útil. Tampoco he visto que filtrar y refiltrar las listas de espera logren buenos resultados, mas bien sólo “disminuyen las listas de espera”.

    Uno de los factores más interesantes es la ambivalencia del sistema sanitaria ofreciendo gran cobertura y por otro lado restringiendo el acceso: ejemplo de ello es la prevalencia de vicio de refraccion y glaucoma versus la oferta profesional considerando que son condiciones que requieren seguimiento y no atenciones esporádicas. Otro ejemplo es la prevención de enfermedad renal con el co-manejo por especialista y la escasa oferta de esta especialidad y del laboratorio que debe sostenerlo.

    Pienso que a la base del problema se encuentra el poco conocimiento que se tiene de los motivos de consulta que generan listas de espera, puesto que se traducen en hipótesis diagnósticas que desde la mirada del usuario aunque sean resueltas para el sistema no van a “resolver el problema de salud del usuario”.

    Un ejemplo de ello son los programas de especialidades de APS que, en mi experiencia, son diseñados con una mirada poco integradora resultando a atenciones con enfoque diagnóstico mórbido y no con enfoque en “problema de salud” de modo que si el problema de salud no coincide con los diagnósticos de convenio la prestación se cierra en una calle sin salida. (Quedo abierto a que en otras experiencias esto no sea así). Pienso que en la medida que la atención de especialidad de APS sea más integral probablemente veamos mayor resolutividad.

    Otro ejemplo son los “sindromes de APS” que no se resuelven y que se derivan a atención secundaria con la esperanza de ser resueltos pero que no necesariamente están considerados en la estructura sanitaria nacional: ejemplo: Disfunción familiar Severa que no siempre encuentra solución en los servicios de Psiquiatría; Podalgia y otros síndromes dolorosos de origen biomecánico y cuya resolución es ortopédica y de rehabilitación; la cefalea tipo tensional refractaria que en atención secundaria no encuentra mayor terapéutica que en APS más que el estudio diferencial; los fracasos terapéuticos biomédicos relacionados a mal cumplimiento que por norma pasan a ser casos refractarios que terminan en atención secundaria sin resolver la causa basal: el no cumplimiento, ya sea por factores psicológicos, sociales o ambos.(Analfabetismo, distancia cultural, complejidad terapéutica, dificultades geográficas o sociales, etc)

    Otro problema son las “derivaciones políticas”, es decir, un determinado síndrome “corresponde” a una determinada especialidad y se deriva a ésta, a pesar, que a nivel local no se cuente con la capacidad instalada para resolver dicho síndrome: ejemplo: no pocas veces los Lumbagos crónicos degenerativos son derivados al Traumatólogo ya sea porque es el “especialista” que debe resolver, o porque las COMPIN solicitan una evaluación por el “especialista” competente. Si consideramos que en el lumbago crónico claramente hay un componente psicosocial asociado con gran frecuencia, además de asociarse a condiciones laborales determinadas, a peso corporal excesivo y hábito sedentario: ¿Será el traumatólogo el profesional más idóneo para resolverlo?. Pienso que hay que diseñar redes de atención de acuerdo a la capacidad resolutiva y no por la correspondencia a una especialidad determinada paradigmáticamente.

    Transferencia de tecnología: el médico de APS muchas veces debe derivar para que se realice un determinado estudio más que para la evaluación profesional de un especialista, o para que acceda a una terapia instalada paradigmáticamente en atención secundaria: ejemplo: Hombro doloroso sin lesión, Fascitis plantar, ojo doloroso no rojo sin compromiso de agudeza visual, cefalea migraña con aura.

    En fin, estos son alguno elementos de reflexión para el rediseño de redes, puesto que las largas listas de espera hablan más de una “red disfuncional” más que de una buena o mala derivación.

  3. Lidia Campodónico G

    El análisis de este tema incorpora una serie de variables relacionadas con las competencias clínicas de médicos que se desempeñan en APS, el funcionamiento de la red sanitaria, el acceso a recursos de apoyo diagnóstico, entre otros.
    Me quiero detener en las competencias clínicas:
    *la instalación a nivel local de sistemas de capacitación continua en problemas prevalentes, tanto de médicos como de los equipos de salud, basados fundamentalmente en la revisión de guías clínicas, se constituye en una poderosa herramienta de gestión de los procesos clínicos
    *en APS estas competencias incorporan aspectos psicosociales que son relevantes en la génesis y cronicidad de problemas de salud, característicos de poblaciones que desarrollan sus vidas en condiciones marcadas por la pobreza
    *el clínico inserto en un equipo de salud con población a cargo es capaz de pesquisar, diagnosticar y manejar problemas de salud desde los ámbitos bio-psico-sociales, levantar planes de manejo y seguimiento en conjunto con profesionales no médicos de su equipo y de los equipos transversales
    *el aumento de competencias clínicas desde un enfoque bps genera valoración del profesional por parte de su población usuaria, sentido de pertenencia y aumento de adhesividad a controles, aumento de satisfacción con la atención profesional, con el equipo de salud, con el Centro de Salud y con el gobierno local
    *el aumento de competencias clínicas exige exámenes de apoyo diagnóstico que deberían estar incorporados en la canasta de prestaciones de APS, según prevalencias
    *otro resultado que se observa es la disminución de listas de espera (LE) para especialidades

    En cuanto a la red sanitaria, se debe recuperar su rol integrador y colaborativo en el desarrollo del sistema. Se deben reinstalar las reuniones clínicas a nivel de APS en conjunto con especialistas, en temas prevalentes (dermatología y traumatología, por ej) y/o el uso de la telemedicina.

    Hasta el momento la gestión de LE sólo se evalúa desde el componente biológico, lo que traduce el desconocimiento del quehacer y del rol de la APS

    La resolutividad en APS significa educar a la población en hábitos de vida sana, educar en hábitos de exámenes preventivos, lograr adherencia a controles en problemas crónicos y aumento de coberturas, planes de seguimiento y acompañamiento en problemas psicosociales a nivel de personas y sus familias, proteger el medio ambiente, colaborar con el gobierno local en políticas de fomento y promoción de la salud orientadas a incentivar la organización y participación social, y la creación de espacios de encuentro, recreación y deportes

    La mejora de resolutividad requiere de políticas de estado que fortalezcan el desarrollo de la APS como verdadera base de nuestro sistema sanitario, y que defina al modelo de atención integral con enfoque familiar y comunitario como el modelo estratégico para su desarrollo. Nos falta una ley, estas definiciones no quedaron establecidas en las cinco leyes de la reforma y hasta el momento esto podría significar sólo declaraciones de buenas intenciones, sin lograr de esta manera generar políticas de formación de recursos humanos con las competencias necesarias para desempeñarse en APS, con todo lo realmente significa la APS, por citar un ejemplo

  4. Reamente en APS nos encontramos con una gran dificultad que significan las Listas de espera para nuestros usuarios de ejemplo un Botón la espera de los usuarios derivados a Neurocirugía, por hernia nucleo pulposa; el tiempo de espera es bastante considerable( hablamos de más de un año para ser vistos por el especialista) ,nos falta mucho para ser realmente Resolutivos, Se requiere de políticas de estado que fortalezcan mejor a la Salud en APS como verdadera Base de nuestro Sistema Sanitario

  5. edu

    Dejare mi comentario de mi experiencia personal.
    Primero que todo debemos hacer responsable al medico tratante que se preocupe que vaya como corresponde una interconsulta, ya que al haber un pertinenciologo de origen mas otro en destino ya son varias semanas perdidas. Entonces esto ya debería estar seteado por cada especialidad, ejemplo si va a Cardio debiese ir ya con un electro y así por cada especialidad. Ahora también muchas Interconsultas desde APS son de apoyo diagnostico cosa que con una teleconsulta al especialista bastaría y esto demoraría 10 min, versus meses. Como digo, la Telemedicina es una realidad y una real ayuda a bajar la lista de espera, solo va en la voluntad de cada director de establecimiento para que asigne horas a los especialista para que ayuden en esta rama.
    La Telemedicina es muy amplia y no es necesaria hacer una gran inversión, e incluso con una cuenta Gmail (gratis) y su programa Hangouts se puede hacer videoconferencia.

    En consecuencia en unos simples cambios de gestión podrán bajar su lista de espera de forma efectiva, ejm:

    – Alineen a sus especialista para que brinden apoyo para el propósito
    – Asignen horas semanales de Telemedicina. (en una hora pueden atender a mas de 8 pacientes, estadística real)
    – Ocupen la misma interconsulta y saquen del proceso a los pertinenciologos.
    – Hagan un barrido de la lista, porque se encontraran que muchos ya no necesitan la interconsulta ya que lo resolvieron por fuera, o están fallecidos, o simplemente porque la patología o síntoma ya desaparecieron, ejem. (que me toco ver), paciente hace un año y medio esperando para revisión para una ITU complicada. y muchos mas.

    El apoyo informático también es de suma importancia para estos efectos, para que pueden realizar de mejor manera la conexión entre APS y algún hospital de mayor complejidad.

    Se que al principio es una tarea complicada cambiar la cultura interna de la organización pero los resultados se ven en corto tiempo.
    Pido disculpas si herí susceptibilidades de alguien, insisto es una experiencia personal ya que trabajo y soy asesor híbrido soy Ingeniero informático y estudio enfermería (casi terminando), ademas trabajo en una Dirección de Salud
    Que tengan un buen dia.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fear Itself Speech 修改 文章 英文 click through the following web site | Advanced Trading Tools · Learn How to Trade opciones binarias demo click here now
Loan Canada go credit visit their website